¿Es positivo que nuestros hijos vean la televisión?

Los niños ya de pequeños son imitadores. Por ejemplo, el otro día mi sobrina tenía un libro en las manos y quería interaccionar con él como si fuera una Tablet.

Con este ejemplo quiero decir que nuestros hijos absorben toda la información que tiene a su alrededor y que ya de pequeños tenemos que elegir muy bien los programas de televisión que le dejamos ver y compartirlos con él a fin de que no sea un mero sustituto de una nanny, si la madre o el padre no pueden estar por el pequeño.

Un niño expuesto demasiado al televisor puede tener más riesgo de obesidad infantil debido a que sustituye el “juego” por sentarse ante la tele. También decir que puede tener un pobre desarrollo social por la falta de contacto y comunicación con otros niños.

Salir al parque, a pasear y a merendar con otros les ayuda a desarrollar sus habilidades cognitivas. El juego ha sido desde siglos la mejor forma de adquirir roles sociales.

Pero con esto no pretendemos decir que la Tv es mala para los niños. Dentro de una medida y teniendo en cuenta la edad y el tipo de programa puede ser educativo, siempre que este al lado de un adulto que controle tiempo de exposición y programa.

Varios estudios especulan con que los niños menores de dos años no entienden lo que ven en la pantalla. Las imágenes y los colores son tan rápidos que no llegan a asimilarlos y hasta los siete años aproximadamente pueden llegar a pensar que las imágenes que ven provienen de personajes que viven dentro de la Tv.

Hay que controlar el tiempo de exposición, el programa a ser posible educativo y adaptado a su edad. En casa no se puede jugar a pelota, pero si pueden jugar con alguna consola que les ayude a desarrollar la psicomotricidad o un programa de idiomas que les ayude a aprender jugando.

En un descuido, si el niño cambia de canal y un adulto no está con, pueden cambiar de canal. No están todavía preparados para diferenciar la realidad de la ficción y podemos desarrollarles involuntariamente una agresividad producida por ver programas inadecuados.

La Tv debe ser vista como un medio de interacción entre el adulto y el niño. Un juego más, al que podemos dedicar un ratito al día, como puede ser un programa cuenta cuentos antes de acostarlo, pero que ayude a relajarlo y no contenga imágenes que puedan estimular su atención y que disminuyan sus horas de descanso.

La vida diaria, con el ajetreo que nos trae el preparar todo para el día siguiente a veces nos hace sentar al niño ante la Tv para que se esté quieto.

Una nanny puede ser una buena solución.