Viajar con niños puede ser especialmente cansador para los padres y para los hijos.

Os dejamos algunas recomendaciones para aligerar el viaje en vacaciones.

 

En el avión:

 

1. Cunas en vuelos en avión

En vuelos intercontinentales de larga distancia algunas compañías como Iberia, AirFrance, British Airways, ofrecen cunas para el descanso de bebés.

Hay que reservarlas con antelación y en ocasiones pagar por ellas un pequeño suplemento pero si vas a viajar con un bebé en un vuelo largo realmente compensa.

Tu hijo dormirá cómodo en su cunita y no tendrás que llevarle encima todo el vuelo. El precio varía dependiendo de las compañías.

 

2. Volar durante la siesta o la hora de acostarse.

El volar con un bebé dormido es mucho más fácil que volar con un bebé que está llorando, intentado gatear y jugar durante todo el vuelo.

Es recomendable reservar vuelos sobre las siete de la tarde, o, si se trata de un vuelo corto, alrededor de la hora del almuerzo.

 

3. Dar el biberón durante el despegue y el aterrizaje.

A los bebés tanto en el despegue como el aterrizaje se les tapan los oídos, por el cambio de presión. Para ayudar a aliviar la presión de sus oídos, podemos darle un biberón cuando el avión despega y otro poquito cuando aterriza.

 

4. Ropa de repuesto.

Viajar con un bolso de mano con algo de ropa de cambio tanto para ti como para ellos cuando se va a hacer un viaje largo puede salvarte de algún que otro apuro.

 

En coche:

 

5. Horas de siesta

Si se viaje en coche, es recomendable hacer el viaje o de noche o a las horas normales de la siesta para que vayan dormidos el mayor tiempo posible. Conviene llevar biberones o su comida a mano y hacer paradas frecuentes.

 

6. Todo a mano en el coche.

Para tener en el coche todas sus cosas a mano existen organizadores que se cuelgan en la parte trasera del asiento delantero. Es una forma de tener localizados sus juguetes, agua, comida, toallitas y todo lo necesario para hacer un viaje en coche más tranquilo.

 

7. Llevar juguetes, especialmente uno nuevo.

Una de las claves para que el viaje no resulte pesado para los más pequeños es tenerlos entretenidos. Si ellos están jugando, no se les harán largas las horas de espera en el aeropuerto ni el viaje en tren o avión.

Un truco es llevarles un juguete nuevo o un cuento para pintar. De esa forma el factor “novedad” hará que el niño esté centrado en el juguete un buen rato y se distraiga.

 

Durante su estancia:

 

8. Alquilar un apartamento turístico puede ser una buena opción

Los hoteles son una opción, pero las habitaciones son a menudo muy pequeñas, y un bebé necesita espacio.

El alquiler de un apartamento permite ver películas, cocinar la cena, e incluso invitar a sus amigos después de que el pequeño está dormido. Los apartamentos turísticos por lo general están muy bien y te sentirás como en casa.

Una buena opción es llevar la cuna de viaje de Baby Bjorn: Cuna de Viaje Light.

 

9. Niñeras

Cuando viajamos, queremos tener también tiempo para estar con nuestra pareja e ir a cenar tranquilamente.

https://www.facebook.com/NanniesBarcelona